Soy feliz al ayudar a niñas y niños especiales a desarrollar su talento musical

0
129

*Coordinar el Programa Especial de la Orquesta Sinfónica me llena de orgullo, señala la
periodista Adriana Pinto

Apenas contaba 2 años y cuatro meses de edad, cuando Alejandra, su primera
hija, contrajo Meningitis y esta vivencia cambió su vida, pero jamás había
escuchado ni conocía nada sobre esa enfermedad. “No descansé, enfrenté el
reto con el apoyo de mi familia y el poder de las oraciones de gente apreciada,
nunca perdí la fe en Dios por su total sanación y así logré superar milagrosamente
todas las secuelas”.

Esos momentos difíciles que a veces como humanos toca enfrentar no los cuenta
en entrevista para Bisturí Magazine, la licenciada Adriana Pinto Rodríguez,
egresada de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de
Venezuela (UCV), en 1993, nativa y residenciada en Acarigua, con larga
trayectoria en medios de comunicación locales y en periodismo institucional por
espacio de 12 años y actualmente es coordinadora del Programa de Educación
Especial de la Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil Acarigua- Araure.

“Al manifestarse la enfermedad de mí hija, viví momentos de angustia, ya que
presentó repentinamente una fiebre alta y la trasladé a una clínica de la ciudad
donde le suministraron un tratamiento con Novalcina y a partir de allí cayó en un
profundo sueño. Se le quitó la fiebre pero no despertaba y acudí nuevamente a la
clínica, los médicos le indican una serie de estudios sin resultados para orientar el
diagnóstico y gracias, a la sugerencia del doctor Mariano Palazzolo la trasladé al
Hospital Antonio María Pineda de Barquisimeto, donde dada la gravedad del caso
la entubaron para enviarle oxígeno al cerebro, le ordenaron una punción lumbar y
en una hora la triste noticia de que mi hija contrajo una Meningitis bacteriana, que
es muy peligrosa en una niña de esa edad, prepárese”, relata.

La Meningitis, es una infección peligrosa que afecta y altera el funcionamiento del
sistema nervioso, que se caracteriza por una inflamación en las meninges. ​La
meningitis progresa con mucha rapidez por lo que el diagnóstico temprano y el
tratamiento precoz son importantes para prevenir secuelas graves y evitar la
muerte, siendo sus síntomas más frecuentes el dolor de cabeza, rigidez en la
nuca, fiebre, fotobia (intolerancia anormal a la luz) o fonofobia (intolerancia a los
sonidos) y trastornos de la conciencia.

Durante su hospitalización, la niña escuchaba los sonidos de canciones infantiles
que le atraían y la música clásica, por sugerencia de una amiga.

”Sé que Dios intervino y recuperó la salud de Alejandra con la ayuda de la
medicina natural, mediante una alimentación que incluía sólo vegetales y frutas
para restaurar su sistema nervioso. Cuando salió del hospital no tenía respuesta
motora ni lenguaje, su mirada perdida y tampoco sostenía su cabeza, pero todo
esto lo superó con el debido al tratamiento, comenzó a moverse y a dar sus
primeros pasos”, comenta Pinto.

Dice que en la etapa escolar las secuelas se hicieron más visibles por la
hiperactividad, déficit de atención y dificultades de aprendizaje, Alejandra participó
durante varios años en natación, danza y pintura, pero señala Pinto que no
descansó nunca, buscó, preguntó e investigó, hasta lograr superar las secuelas de
la enfermedad y tras cursar una etapa de primaria dificultosa, su hija culminó el
bachillerato con un excelente récord de estudios e inició una carrera universitaria
que abandonó por vocación y amor a la cocina, emprendió como ”chef” en la
elaboración de dulces y tortas.

Alejandra participó durante varios años en natación, danza y pintura, cuando
intenté inscribirla en la Orquesta Sinfónica de Acarigua-Araure no se contaba con
personal especializado para casos como el de su hija, particularmente. De allí su
empeño para ayudar a niños y niñas con condiciones específicas e hizo los
contactos pertinentes en el Conservatorio Vicente Emilio Sojo, de Barquisimeto,
con apoyo de su amiga Clarisa Casal.

“El maestro Jhonny Gómez, creador del área de Educación Especial del Sistema
de Orquestas venezolano entendió nuestro nivel de compromiso y nos brindó todo
su respaldo.  Un trabajo  disciplinado  de aproximadamente 5 años rindió sus
frutos y se cristalizó el sueño, logrando crear en la Orquesta Sinfónica Juvenil e
Infantil el Programa de Educación Especia, bajo mi coordinación, hace 12 años,
trabajo del cual me siento honrada, agradecida con Dios y con la vida, porque me
ha permitido compartir un mensaje de esperanza para las familias con niños con
condiciones especiales” asevera.

Sustenta que la experiencia vivida marcó un antes y un después en su vida y que
se siente muy orgullosa por contribuir con el desarrollo de potencialidades de
niños y niñas en condiciones especiales”.

Elizabeth Houllier

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí