Un dúo que te alarga la vida: Nutrición y Cardiología

0
217

Una dieta y un estilo de vida saludable son los mejores aliados para evitar las enfermedades cardiovasculares, por lo que se debe tomar en cuenta que hay una opción a la mano para alargar la vida y disfrutar de ella.

En la época decembrina, nuestros hábitos cambian, debido a los frecuentes encuentros gastronómicos, que por lo general nos llevan a excesos, consumo de hidratos de carbonos refinados y grasas trans como fuente principal de calorías, asociado a niveles elevados de estrés y pocas horas de sueño. Todos estos cambios afectan de forma directa la salud de nuestro corazón.

La doctora Hermi Márquez, Médico Cardiólogo, quien brinda atención en el Centro Terapia del Dolor de Araure, enfatizó en el que las enfermedades cardiovasculares son las primeras causas de muerte en el mundo según la Organización Mundial de Salud (OMS) y Venezuela forma parte de esta realidad.

Por ello, es importante tomar consciencia y responsabilidad del cuidado nuestra salud cardiovascular durante esta época.

En ese sentido, Márquez refiere que un gran aliado para el cardiólogo es el Profesional de la Nutrición, quien, sin desplazar el tratamiento farmacológico, establece un plan de alimentación y fomenta hábitos saludables.

Mantener constancia

Es así como la licenciada Danniellys Navarro, Nutricionista–Dietista, presta en el Consultorio Familiar W&N de Ospino, nos comenta que por mucho que en estos días las personas se salgan de la rutina, es preciso mantener la constancia, tanto con la toma de medicamentos, como con cualquier otra actividad física que se realice en función de mantener un estilo de vida saludable, por lo que a continuación nos ofrece algunos Tips y recomendaciones:

Que tu plato principal sea Proteína (Pescado, Pollo, Carne de res/cerdo, huevos; leche descremada y derivados lácteos como fuente principal el yogurt).

  • Elije carbohidratos complejos (Verduras, tubérculos, cereales integrales, leguminosas).
  • Convierte los vegetales, verduras y frutas en acompañantes de tus platos.
  • Reducir al mínimo el consumo de jugos. La mejor opción es consumir la fruta en trozos. En los días de mucho calor prefiere frutas ricas en agua (Melón, lechosa, naranja durazno, pera, ciruelas).
  • Disminuye el consumo de sal.
  • Consume grasas saludables.
  • Ácidos grasos omega 3 (Salmón, sardinas, atún blanco y trucha, nueces linaza, chía).
  • Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (Aguacate, nueces, semillas: almendras, nueces, maní, semillas de calabaza, semillas de ajonjolí o girasol, aceite de oliva, aceitunas, mantequilla 100%maní).
  • Dentro de tus posibilidades, mantén siempre tus horarios de comida de manera que exista un equilibrio entre tu rutina y tu alimentación.
  • Realiza actividad física al menos 3 días a la semana durante 45 min.
  • Consumo adecuado de agua.
  • Evita el tabaco
  • Evite el consumo excesivo de alcohol
  • Duerme mínimo 7 horas nocturnas.
  • No olvides tomar tu medicina en el horario adecuado.
  • Controla el estrés.
  • Agradece a Dios (Ora).

Yolianny Meléndez

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí