El HIFU Vaginal mejora en un 80% la incontinencia urinaria

0
200

El HIFU vaginal (ultrasonidos focalizados de alta intensidad) es un procedimiento médico no quirúrgico, no invasivo, que tiene la capacidad de actuar directo sobre la mucosa y capa muscular de la vagina, mediante la producción de calor conseguimos formar colágeno y elastina para tensar la zona y con ello tratar la incontinencia urinaria de esfuerzo.

Esto lo indicó la doctora Yorlenis Uzcátegui, Ginecobstetra, del Centro Médico Odontológico Jiménez, durante una entrevista en el programa radial «En Onda con Mayerlyng Moya».

Además, explicó que se trata de un tratamiento que se realiza en pacientes con prolapsos leves, incontinencia urinaria de esfuerzo, dolor al tener relaciones sexuales, así como en la etapa de la menopausia que asocian resequedad vaginal y aquellas que han tenido varios partos y por este motivo, el canal vaginal se encuentra ampliado.

Destacó que este tratamiento genera beneficios tanto estéticos como funcionales.Tensa y engrosa la pared de la vagina, reduce su diámetro interno y externo, fortalece el perine, aumenta la satisfacción sexual, mejora la sequedad vaginal y disminuye la pérdida de control urinario.

Al reforzar la pared vaginal, la uretra vuelve a su posición original y se reduce la incontinencia, especialmente durante el ejercicio.

Señaló que la sesión tiene una duración entre 15 a 30 minutos y que la cantidad que se va a aplicar va depender de la paciente, por ejemplo, si presentan incontinencia urinaria deben realizarse aproximadamente unas 5 sesiones, mientras las que van por resequedad o que tienen el orificio vaginal muy abierto, se les deben realizar 3 sesiones.

Uno de los síntomas que podría presentarse posterior al tratamiento es el cólico leve que produce gases a la paciente, pero aseguró
que no origina consecuencias adversas, pero sin embargo, está contraindicado en pacientes con trombosis, cáncer de cuello uterino, con sangrado o que presente diabetes descompensada.

No obstante, aclaró que el tiempo de recuperación es de 7 días y sin tener relaciones sexuales y además, este tratamiento tiene que ir condicionado con algunos cambios en el estilo de vida, como los hábitos evacuatorios, tienen que ir al baño constantemente a evacuar, orinar cada 3 horas y sin mayor esfuerzo, también debe ingerir una alimentación balanceada y realizar los ejercicios de piso pélvicos.

Finalmente, recomienda este tratamiento, si es necesario, ya que «todas tenemos la oportunidad de mejorar nuestra calidad de vida, no solamente la parte estética, sino la parte funcional y un remodelado vulvovaginal que le favorecería a la mujer si tiene algún problema tanto de autoestima como funcional, pero que en todo caso debe acudir al especialista y no automedicarse».

Jenesis Pérez

Pasante

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí