Desarrollan IA para evitar eventos adversos detectando riesgos en tiempo real

0
101

En un entorno hospitalario, ¿qué tienen en común una caída, un error de medicación, una úlcera por presión, un diagnóstico inadecuado y una prueba diagnóstica sin hacer? En efecto, todos son eventos adversos (EA) y, por suerte, todos son prevenibles.

Pero no es fácil prevenirlos, porque suelen ser resultado de una conjunción de factores materiales, tecnológicos y humanos que ninguna mente humana es capaz de considerar a tiempo. Entonces, lo ideal sería contar con una mente no humana, y eso es lo que pretenden hacer la Fundación por la Investigación, Docencia e Innovación en Seguridad del Paciente (Fidisp) y la empresa de codificación sanitaria ASHO, que se han aliado para desarrollar un software que permitirá «detectar de forma preventiva valores e indicadores que adviertan de que se va a producir un evento adverso», explica Santiago Tomás, director gerente de Fidisp y jefe de la Unidad de Calidad y Seguridad del Paciente de Badalona Serveis Assistencials.

En este acuerdo, la Fidisp pondrá el conocimiento para definir los indicadores -«tenemos la información, los indicadores y las palabras relacionadas con los EA», dice Tomás- y ASHO la tecnología necesaria mediante su recientemente creada división de IA, capaz de procesar el lenguaje en los términos proporcionados por Fidisp.

«El problema en seguridad del paciente es la recogida de datos. Habitualmente, la información está desestructurada, proviene de muchas fuentes y lo más frecuente es que se recoja a mano», explica Carlos Sevillano, director comercial de ASHO.

Por ello, los análisis de EA «se realizan de forma estadística y retrospectiva, y, aunque hay casos muy monitorizados como las caídas, muchos otros se pierden en el curso clínico», afirma Ruth Cuscó, directora gerente de ASHO.

Todos los pacientes

Lo que ambas entidades pretenden es, en palabras de Cuscó, «recoger la información en tiempo real y de todos los pacientes».

El acuerdo tiene una duración inicial de dos años, durante los que se irán redefiniendo y ampliando los indicadores para ir abarcando cada vez más riesgos posibles. El software que resulte aportará múltiples ventajas, incluyendo «detectar riesgos en tiempo real, cuando aún se pueden evitar los EA, y definir un mapa de riesgos de cada centro, porque lo normal es que cada uno tenga sus debilidades», asevera Tomás.

Además, será posible «predecir EA y definir perfiles de pacientes susceptibles de subir un evento adverso», matizó Cuscó.

Fuente: Diario Médico

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí