Aceite de oliva en ayunas puede ayudar a bajar de peso

0
117

El mundo de la nutrición y la pérdida de peso está lleno de modas y tendencias que prometen resultados rápidos y efectivos. Sin embargo, entre todas las opciones disponibles, hay un secreto bien guardado que ha sido utilizado durante siglos y que ha demostrado ser beneficioso para la salud y el bienestar: el aceite de oliva en ayunas.

El aceite de oliva, un componente fundamental de la dieta mediterránea, es conocido por sus numerosos beneficios para la salud. Está lleno de grasas saludables, como los ácidos grasos monoinsaturados, que ayudan a reducir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno en el cuerpo.

Además, es rico en vitamina E y antioxidantes que combaten los radicales libres y promueven una piel sana.

¿Por qué es bueno ingerir aceite de oliva?

Según estudios médicos realizados por expertos de Prevención con Dieta Mediterránea (Predimed), publicados en The New England Journal of Medicine, el aceite de oliva tiene beneficios extras por su aporte de oleiletanolamida.

La oleiletanolamida es derivado del ácido oleico, que tiene propiedades para acelerar el metabolismo y el consumo energético. Por esta razón, el consumo del aceite de oliva puede ayudar en el descenso de peso, con una ingesta adecuada y un gasto calórico diario se podrán notar cambios.

La dieta mediterránea es un estilo de alimentación basada en vegetales grasas monoinsaturadas. Tomar como hábito esta dieta puede equilibrar los niveles de azúcares y colesterol del organismo, así como prevenir enfermedades cardiovasculares.

Ingesta de aceite de oliva en ayunas

Al consumir una cucharada de aceite de oliva virgen extra en ayunas, se activa la producción de bilis en el hígado, lo que facilita la digestión de los alimentos y mejora el tránsito intestinal. Esto ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo y a optimizar el funcionamiento del sistema digestivo.

Además, el aceite de oliva en ayunas puede suprimir el apetito al enviar señales al cerebro de que estamos satisfechos. Esto evita los antojos y reduce la ingesta calórica a lo largo del día. Al sentirnos saciados, es menos probable que recurramos a alimentos poco saludables y altos en calorías.

Otro aspecto importante es el efecto del aceite de oliva en el metabolismo. Al consumir aceite de oliva en ayunas, nuestro cuerpo utiliza las grasas almacenadas como fuente de energía. Esto ayuda a acelerar el metabolismo y promover la quema de grasa, lo que a su vez contribuye a la pérdida de peso.

Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que el aceite de oliva en ayunas no es una solución mágica para bajar de peso. Debe ser parte de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable en general. Combinar su consumo con una alimentación balanceada y ejercicio regular, maximizará sus beneficios y ayudará a alcanzar los objetivos de pérdida de peso de manera segura y efectiva.

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí