2 ejercicios claves para la salud de tu cerebro

0
98

El cerebro es un órgano sorprendente y complejo que controla gran parte de las
funciones diarias y es la base de la capacidad para comunicarse, tomar
decisiones, resolver problemas y vivir una vida productiva y útil, como lo afirma la
Federación Mundial de Neurología (WFN, por sus siglas en inglés).
Es por esto que cuidarlo y entrenarlo es fundamental, en lo cual el ejercicio físico y
las actividades cognitivas pueden marcar la diferencia, por ello en el Día Mundial
del Cerebro, que se conmemora cada 22 de julio por iniciativa de la WFN, conoce
cuáles son las actividades ideales para la salud cerebral.

1. Actividad física para la salud cerebral
La práctica de ejercicios tiene beneficios para la salud en general y también para
el cerebro, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de
Enfermedades de los Estados Unidos, ayuda a pensar, aprender, resolver
problemas y disfrutar del equilibrio emocional. Al mismo tiempo, puede mejorar la
memoria y reducir la ansiedad o la depresión.

Además, la actividad física de regular puede contribuir a reducir el riesgo de
deterioro cognitivo, incluida la demencia y según refieren, existe una investigación
que respalda que el deterioro cognitivo es casi el doble de común entre los adultos
inactivos en comparación con los activos.

Los beneficios de la actividad física también son respaldados por la WFN, que
sostiene que el ejercicio regular retarda el deterioro cerebral relacionado con la
edad y mantiene las capacidades cognitivas; además de ayudar a reducir la
presión arterial, a evitar enfermedades vasculares que provoquen un accidente
cerebrovascular y a mantener un suministro saludable de sangre que bombea al
cerebro.

Según un artículo publicado por la Escuela de Medicina de Harvard (HMS) de
Estados Unidos, diversos estudios han relacionado las mejoras cognitivas tras el
ejercicio (principalmente aeróbico, como correr o montar en bicicleta) con
el aumento de la capacidad del corazón, los pulmones y la sangre para transportar
oxígeno.

“Como resultado, se han descrito efectos cerebrales generalizados, como el
aumento del número de vasos sanguíneos y sinapsis, el aumento del volumen
cerebral y la disminución de la atrofia cerebral relacionada con la edad”, explica la
escuela de medicina.

Además, se han observado efectos más localizados en áreas cerebrales
vinculadas con el pensamiento y la resolución de problemas, como el aumento del
número de nuevas células nerviosas y de las proteínas que ayudan a estas
neuronas a sobrevivir y desarrollarse, añade la HMS.

Tal como refiere otro artículo de la Universidad de Harvard, existen
investigaciones que demuestran que el ejercicio físico regular es una forma de
mejorar funciones cognitivas como la recuperación de la memoria, la resolución de
problemas, la concentración y la atención a los detalles.

También se han demostrado mejoras cognitivas con otras formas de ejercicio,
como los ejercicios mentales y corporales de baja intensidad, como la práctica de
yoga y tai chi y el entrenamiento de resistencia, es decir, con pesas.
No obstante, es complicado definir cuál es la dosis ideal de ejercicio para la salud
cerebral. Tal como explica la HMS, este es un campo que se encuentra en estudio
y los expertos continúan investigando sobre las formas en que el ejercicio cambia
la biología, ya que no todo el ejercicio se ejecuta de igual manera ni tiene los
mismos efectos en diferentes personas.

2. Las actividades cognitivas mejoran la salud cerebral

No solo el ejercicio físico presenta beneficios para la salud del cerebro, pues
según la Escuela de Medicina, existe evidencia de que las actividades creativas,
como la pintura y otras formas de arte, el aprendizaje de un instrumento, la
escritura expresiva o autobiográfica, y el aprendizaje de un idioma también pueden
mejorar la función cognitiva.

Entre los ejercicios mentales sugeridos se mencionan: la educación para fortalecer
la lógica, los acertijos y juegos que utilizan el pensamiento estratégico como el
ajedrez o el sudoku.

“Se ha visto que en la medida que estimulamos nuestro sistema nervioso, vamos
generando redes, conexiones más sólidas”, señala Andrés Barboza, médico
neurólogo argentino y Máster en Neuroinmunología.

Según el especialista, las personas que han tenido mayor entrenamiento a lo largo
de su vida, se encuentran en mejor situación frente a los trastornos de
memoria propios de la edad o a los relacionados a los patológicos como
la enfermedad de Alzheimer.

Otros hábitos para el cerebro saludable

Además del ejercicio físico y cognitivo, existen hábitos de vida saludable que
contribuyen al cuidado del cerebro, entre ellos, no fumar y no  excederse en el
consumo de alcohol, recomienda Barboza.

El experto también sugiere realizar chequeos médicos periódicos y mantener
vigilados los niveles de tensión arterial, de glucemia, de colesterol y de
triglicéridos.

Asimismo, el buen descanso es clave para la salud cerebral, asegura la
Federación Mundial, así como dormir permite a las personas concentrarse, tomar
buenas decisiones y a su vez, le da al cerebro tiempo para deshacerse de los
desechos metabólicos y optimizar la memoria.

Otro hábito saludable recomendado, es llevar una dieta saludable que incluya
frutas, verduras, proteínas y cereales integrales.

Fuente: WFN

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí